Las flores más bonitas crecen donde no deberían.

Quizás yo tenga un subidón de positividad que en dos días desaparezca, o que alguna canción de algún tipo triste me arrebate cualquier noche entre cervezas, pero he tenido tiempo de pensar, de llorar, de emborracharme de reencontrarme con gente olvidada y de reencontrarme conmigo, y me he dado cuenta que la vida es mejor vivirla riendo, por que las penas sólo hacen que el tiempo se estanque y sea un desperdicio, así que me ha dado por fijarme en los detalles y me he fijado en las sonrisas de la gente y en las flores que crecen donde no deberían, por que esas son las flores realmente hermosas.

Fotos de Elga Rojas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.